ACCIONES

Foro de Sensibilización y Divulgacion sobre la Huerta de Murcia 2018

“Sembrado Utopías para arraigar la Huerta”

                        A cargo de Jose Maria Egea, Catedrático de Botánica de la Universidad de Murcia

 

Egea comenzó su intervención asegurando que “el día que no podamos mantener la huerta viva, se acabará la huerta” y la necesitamos para nuestra Soberanía Alimentaria.

Para este catedrático de Botánica, la máxima preocupación es el espacio agrario. La evolución de la superficie de riego neto en la Huerta ha pasado de 13.500 Hectáreas en 1935 a 7.237 en  2012. La pérdida del 46% de espacio agrario es para Egea una gran preocupación  porque uno de los problemas básicos que vamos a tener en los próximos años es el abastecimiento sostenible de alimentos, y todo esto en un escenario dónde va a aumentar la sequía, la salinidad, la desertificación y con menos cantidad de tierra.

A esto hay que sumarle, asegura Egea, que hemos dejado nuestra Soberanía Alimentaria en manos de empresas que son grandes oligopolios. Ellos son los que conrolan el sistema agroalimentario. Ante esta situación Egea se plantea “¿podemos alimentarnos con este sistema indefinidamente?”, para el catedrático este sistema es insostenible desde todos los puntos de vista, por tanto, “debemos ir hacia un modelo agroecológico”.

“Hacia dónde deberíamos ir” va a depender según Egea “de lo consecuentes que sean nuestros políticos con los compromisos adquiridos con la adhesión al Pacto de Intervegas y a la Rede de Ciudades por la Agroecología”.

Para terminar su intervención hizo referencia al proyecto, que pretenden poner en marcha en un futuro próximo, denominado “Tejiendo Redes para la recuperación de la Huerta” que tiene como objetivo principal vertebrar una cadena agroalimentaria agroecológica entre la Huerta de Murcia y los núcleos urbanos adyacentes”

La Agrodiversidad como factor diferenciador en el Plan de desarrollo Agrario de la Huerta de Valencia

                        A cargo de el Ingeniero Agrónomo, Enric Navarro, miembro de Per L´Horta


Navarro comenzó su charla exponiendo que en la huerta la pieza principal son los agricultores. Son ellos los que tienen los saberes locales y ancestrales adaptados al territorio fruto de la selección cultural que permiten la producción sostenible de alimentos. En relación con este tema también comentó la importancia del relevo generacional y recuperar la formación reglada y no reglada.

Otra pieza fundamental, según este ingeniero agrónomo es la gestión del agua. Un sistema comunitario, el de la huerta, que garantiza un reparto justo de este recurso.

Además, desde el punto de vista medioambiental, la huerta hace de espacio verde, es decir, da conexión de las redes ecológicas, protege contra las riadas, fomenta la resiliencia frente al cambio climático, sirve de espacio de ocio y realiza un papel importantísimo en la protección contra la erosión.

Como en las charlas anteriores, Navarro hizo alusión a la importancia de la Soberanía Alimentaria porque "garantiza el derecho de nuestro pueblo a abastecerse de su propio alimento de forma sana y saludable".

Para Navarro hay que "recuperar el sentido común", volver a recuperar la relación entre huerta y ciudad. El modelo que proponen desde Per L´Horta está fundamentado en los mercados locales, en los cuales, los agricultores son capaces de gestionar parte de la distribución. Esto asegura la posibilidad de dar precios justos para los productores, productos frescos para los consumidores y ayuda a crear economías locales que nos protegen contra el capital especulativo.

Gracias a la huerta también pervive todo un campo semántico y unas tradiciones culturales que desaparecerían si desapareciera este sistema. A su vez nos cuenta la Historia, quienes hemos sido, y es un ejemplo de patrimonio que ha generado el pueblo. Este patrimonio es muy  importante  porque sólo quedan 6 ejemplos en toda Europa (Murcia, Valencia, Llobregat, Palermo, Sur de Italia y una pequeña zona de Grecia).

La filosofía de este colectivo se puede concentrar en una frase "sólo una tierra trabajada es una tierra viva".

Segunda charla del Foro de Divulgación y Sensibilización sobre la huerta de Murcia 'Integracion de las estrategias agroalimentarias en el planeamiento urbanistico'

                        A cargo de el Arquitecto Urbanista, Carlos Verdaguer.


Este reputado arquitecto comenzó su conferencia hablando de la relación campo- cuidad, indicando que ' las ciudades son lo que comen' en referencia al libro de Carolyn Steel ' Hungry city'.
Para Verdaguer, el principal objetivo del nuevo urbanismo debe ser ' la calidad de vida en equilibrio con el planeta. Conseguir más felicidad con menos recursos '.
Según el Arquitecto, desde los inicios de la Historia del Urbanismo existe la voluntad y la necesidad de integrar el campo y la ciudad, de mantener el equilibrio entre lo urbano y lo rural. El marco conceptual para abordar este tema es, para Verdaguer, la sostenibilidad: 'una traducción proactiva del paradigma ecológico'.
Un urbanismo sostenible debe tener como objetivos básicos: la integración en el contexto (aprovechar lo existente y desde ahí generar soluciones), criterios de sostenibilidad y calidad de vida en términos de salud, bienestar y confort.
Según el urbanista, una ciudad sostenible debe ser un lugar mejor para vivir ( vital, diverso, complejo, dinámico, resiliente...).
Por otra parte, la comida debe ser: saludable, ecológica, mayoritariamente local, precios justos, que ayude a la cohesión social...
¿Y como se consigue que esto se haga realidad? Hacen falta, según Carlos Verdaguer,  tres nuevas herramientas principalmente: Un enfoque holístico (trabajar conjuntamente con todas las variables), la participación de los habitantes en la planificación y gestión de la ciudad, y la evaluación (revisar lo que se hace para ver si se cumplen los objetivos y corregir los errores).
El objetivo final de todo esto es 'reducir la huella ecológica de las implantaciones urbanas y mantener tanto la biocapacidad del territorio como las cualidades de su medio natural y rural, sin dejar de incrementar la calidad de vida en todos los ámbitos'.

 

 

Primera charla del Foro de Divulgación y Sensibilización sobre la huerta de Murcia ‘la Red Estatal de Ciudades por la Agroecología y el impulso de las políticas alimentarias urbanas’ a cargo de Nuria Alonso Leal, de la Fundación Entretantos.

En la presentación estuvo el concejal de Medio Ambiente, Urbanismo y Huerta, Antonio Navarro.

La charla giró en torno a la idea de replantear la forma en la que se ‘alimentan’ las ciudades.

En 2015 se firmó el ‘Pacto de Milán’ que fue el primer gran compromiso de las ciudades del mundo para trabajar por un sistema de alimentación más sostenible.

Alonso Leal, habló de los objetivos de las políticas alimentarias urbanas con enfoque agroecológico. Son principalmente :

  • La Soberanía alimentaria. Un mejor acceso a una alimentación sostenible, local justa y saludable para el conjunto de la población ( que todas las personas puedan tener acceso a alimentos locales, de calidad y ecológicos)
  • Una relación campo-ciudad más equitativa
  • Una agricultura ecológica y la restauración de los ciclos ecológicos (agua, suelos, materia orgánica…)
  • Preservar el suelo agrario periurbano para producciones con manejo agroecológico, es decir, hacer una planificación territorial, normas urbanísticas, crear parques agrarios…
  • Una relación más directa entre productor y consumidor (acortar distancias entre producción y consumo, organizar la distribución.
  • La articulación entre administración y los actores sociales y económicos.

Foro de Sensibilización y Divulgacion sobre la Huerta de Murcia 2017

Comienza la II Semana de la Huerta de Murcia y como el año anterior se vuelve a mezclar lo lúdico con lo cultural para poner en valor nuestro patrimonio huertano  y alertar sobre los peligros a los que se enfrenta. Al igual que en la edición anterior,  este año contamos con la participación de expertos en arqueología, arquitectura, ecología o hidrología que, lo largo de la semana, van a hablar sobre cuestiones vitales de la Huerta en el Foro de Divulgación y Sensibilización de la Huerta de Murcia. La primera de la charlas, ofrecida por los profesores del área Urbanística y de Ordenación del Territorio de la Universidad Politécnica de Cartagena Marcos Ros Sempere y Francisco Miguel García Martín, versa sobre la investigación “Cinco Palmos” que realizaron para cuantificar el cambio de modelo urbanístico de la Huerta de Murcia y ver la proliferación de viviendas en la zona durante el siglo XX.

A través de la información disponible en el catastro de la ciudad y del archivo de fotografías aéreas de la zona descubrieron que la ordenación urbanística de la ciudad se debe sobre todo al Rio Segura y a su evolución. Desde la casa construida con materiales sencillos y asociada a un cultivo, hasta la actual situación chalets en microparcelas de huerta, se analiza el terreno perdido por la huerta en favor de la ciudad y cómo esta evolución urbanística ha cambiado el modelo agrario de las distintas zonas huertanas.

Este cambio en el modelo urbanístico de la ciudad va fuertemente ligado con el volumen de población de la misma y lo que comenzó como una ciudad rural, dónde la huerta era lo más importante, acabó derivando en un modelo rururbano dónde comienzan a difuminarse los límites de los diferentes espacios. Este fue el proceso de evolución seguido por la ciudad de Murcia durante el siglo pasado, en el que las construcciones de viviendas en la Huerta crecían de forma exponencial pero controlada y donde los terrenos agrarios tenían su espacio y seguían dominado el esquema de la ciudad. Sin embargo, es en las primeras décadas del siglo XXI, con la implantación de los nuevos regadíos en la parte este de la ciudad, cuándo se ha ido instaurado un modelo urbanístico de “ciudad difusa” en el que la huerta ha ido perdiendo cada vez más terreno y dónde las fronteras entre los distintos espacios de la ciudad desaparecen por completo.  Esta nueva realidad necesita ser tratada de forma correcta, es necesario legislar para que las próximas construcciones se hagan con control y respeto para que no tenga de desaparecer una realidad para que prospere otra. 

La segunda charla enmarcada dentro del Foro de Divulgación y Sensibilización de la Huerta de Murcia lleva por nombre ¿Las ciudades pasan por el rio o es el rio el que pasa por la ciudad? En ella Carlos Montes del Olmo, catedrático de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid reflexiona sobre cuál es el papel actual de los ríos en el diseño urbanístico de las ciudades y si la situación de los mismos es la correcta. La evolución de las poblaciones y el aumento del volumen de habitantes de los núcleos urbanos han ido creando una dinámica urbanística en la que los espacios naturales han sido relegados a un segundo plano en beneficio de construcciones artificiales. Los barrios han derivado en urbanizaciones y éstas han recluido a las personas en sus viviendas creando no-ciudades en las que se vive pero que no forman un hogar. El aumento de la contaminación, los tiempos dedicados al trayecto desde un punto de la ciudad al otro, la falta de espacios verdes y una industria alimentaria industrial son algunas de las razones por las que el modelo de ciudad actual no logra hacer felices a las personas que viven en ella. La ciudad actual no piensa en sus ciudadanos, no se preocupa por cubrir sus necesidades de sostenibilidad y conciliación y estamos pagando el precio en calidad de vida.

Montes del Olmo afirma que este volumen de crecimiento de los núcleos urbanos es insostenible ya que cada vez que una ciudad se expande, ocupa un espacio y unos recursos naturales que no podemos permitirnos seguir perdiendo. Cuando perdemos un bosque, o cambiamos el curso natural de un rio o contaminamos un mar vamos separándonos del entorno natural; vamos perdiendo la conexión con el medio ambiente que nos ayuda a entender la naturaleza, adaptarnos a ella y crecer de forma equilibrada, con respecto al mundo y a nosotros mismos. Aún estamos a tiempo de cambiar el modelo de sociedad y de ciudad en el que vivimos. Aún no es tarde para repensar la ciudad en torno al rio y aprovechar los espacios naturales para crear un entorno amable en el que las familias puedan reconectar con su tiempo y su espacio y vuelvan a ser dueñas de su ciudad.  

Nuestro patrimonio  debe protegerse y es nuestra obligación mantenerlo y preservarlo. Esa es la idea que se desprende del quinto Foro de Divulgación y Sensibilización de la Huerta de Murcia en el que se trató el estado y las posibles soluciones aplicables para recuperar los castillos de Monteagudo. Los arqueólogos Luis García y Consuelo Martínez quisieron llevar nuestra atención a esas joyas de la historia que permanecen semi olvidadas en un rincón de nuestra ciudad y que poco a poco van deteriorándose de forma irreversible. Estos castillos que han resistido frente a numerosos ataques, que no se desmoronaron al observar como llegaban lo enemigos se encuentran indefensos ante los dos grandes males de la historia: las inclemencias de paso del tiempo y la indiferencia de la gente.

Pese a las pintadas, las construcciones ilegales y la erosión estos castillos aún se encuentran en una situación bastante recuperable. Tan solo hace falta invertir en ellos una cantidad similar de dinero e interés para que vuelvan a brillar con la gloria de su pasado. La ciudadanía ha de ser consciente de su historia para avanzar de forma consciente y estos castillos nos ayudan a recordar tanto la grandeza de nuestro pasado como las posibilidades de nuestro futuro. Mantenerlos en buen estado ha de ser una obligación para que todos los murcianos conozcamos y valoremos el patrimonio de nuestra ciudad. 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
C/ Maestro Andrés Azorín, 12 ©Asociación de Amigos de la Huerta Azacaya